Crema despigmentante Hidrotelial

 

Se acabaron los días de sol y playa, actividades en la montaña, descanso y relax. El verano va  llegando a su fin y es el momento de hacer balance, no sólo de lo que hemos disfrutado sino también de valorar las consecuencias que las largas exposiciones solares han tenido sobre nuestra piel y cabello.

Aunque tomemos precauciones es muy probable que las jornadas playeras hayan hecho mella en nuestra piel con la aparición de pequeñas manchas solares o en nuestro pelo mostrando un cabello seco, sin brillo y dañado.

En este post os explicamos cuáles son los efectos nocivos del verano en la piel y el cabello así cómo algunos consejos para recuperar la elasticidad y brillo capilar y deshacernos de las feas manchas solares.

 

MANCHAS SOLARES O LENTIGOS SOLARES

Aunque tomemos las debidas precauciones (aplicar crema solar con alto factor de protección cada dos horas) es probable que tras las largas exposiciones solares, y más conforme vamos avanzando en edad, lleguemos a septiembre con algunas zonas de nuestra de piel salpicadas con lentigos solares, más comúnmente conocidos como manchas solares.

Estas manchas son consecuencia de la exposición solar. La radiación ultravioleta provoca daños en el ADN de las células provocando la aparición de lentigos que no suelen ser malignos pero sí antiestéticos  ya que suelen aparecer en cara, escote y manos principalmente, en forma de manchas oscuras o marrones, planas, irregulares y habitualmente pequeñas.

¿Por qué salen las manchas solares? El sol y por lo tanto los rayos UV inciden sobre la piel llegando a los melanocitos que son las células que producen la pigmentación de la piel y están cargadas de melanina, sustancia que produce el pigmento o color de la piel, asociada a los queratinocitos, células predominantes en la capa más superficial de la piel, la epidermis, que migran al exterior oscureciendo la piel. Podemos decir que los lentigos solares son zonas concretas en las que nuestra piel genera melanina en exceso.

melanina-3

Factores principales por los que aparecen las manchas solares tras el verano:

  • Sobreexposición solar: Las vacaciones nos llevan a realizar más actividades al aire libre y a disfrutar de los días de playa por lo que nuestra piel está mucho más expuesta de lo habitual a los rayos UV.
  • Edad: Siempre se ha dicho y está científicamente comprobado que la piel tiene memoria por lo que conforme cumplimos años es más probable que aparezcan manchas solares en nuestra piel debido al factor acumulativo del sol.
  • Producción excesiva de Melanina: Algunas áreas de nuestra piel acumulan más melanina y por eso se queda más oscura.
  • Alergias y hongos: Durante la exposición solar puede salir en determinadas personas alergias que se manifiestan en forma de manchas blancas. Si apreciamos estas manchas blancas que no son lo mismo que el lentigo solar debemos ir al dermatólogo ya que también pueden ser hongos y hay que tener cuidado porque se extienden rápido por todo el cuerpo.

¿Cómo eliminar las manchas solares?

Si efectivamente hemos detectado en nuestra piel manchas o lentigos solares lo más recomendable es que una vez pasado el periodo estival, a partir del mes de octubre, comencemos a utilizar diariamente cremas con activos despigmentantes realizando así mismo un peeling semanal con el que eliminaremos las células muertas de nuestra piel.

Importante es evitar la exposición solar ya que las manchas solares tienden a aparecer de nuevo y si no tomamos precauciones se pueden convertir en melanomas cancerígenos por lo que a parte de nuestra crema despigmentante diaria es recomendable, pese a que sea otoño o invierno, que siempre llevemos protección solar en el rostro.

 

CABELLO ÁSPERO, DESHIDRATADO Y SIN BRILLO TRAS EL VERANO

Cuidados pelo

El pelo es otro de los grandes damnificados tras el verano. Pese a que utilicemos protectores capilares las largas jornadas de sol, el salitre del mar, el cloro de la piscina, el viento y los minerales marinos de la arena son factores letales para nuestro cabello destruyendo la capa lipídica que es la encargada de dar el brillo, volumen e hidratación al pelo.

  • El sol: Los rayos solares penetran en las cutículas debilitando los folículos pilosos lo que conlleva inmediatamente a una deshidratación del cabello modificando la propia estructura.
  • El Mar: El salitre del mar son pequeños cristalitos que hacen efecto lupa atrayendo más los rayos solares.
  • Cloro: Para los cabellos teñidos y con mechas el cloro puede modificar el color ya que no solemos aclarar bien el pelo tras el baño. En los cabellos rubios tiende a adquirir un color verdoso.
  • El viento: A tratarse de aire caliente y arrastrar diferentes partículas produce una mayor sequedad.
  • La arena: Los minerales marinos que contiene la arena producen oxidación y una destrucción progresiva de nuestro cabello.

 

Efectos del verano y las prologadas exposiciones solares en el cabello:

  • Deshidratación: El cabello necesita entre el 15% y el 17% de agua para mantenerse hidratado. Debido a los factores externos propios del verano y arriba señalados se daña la capa hidrolipídica cuarteando la melena y mostrando un cabello seco y áspero.
  • Falta de brillo: En verano el pelo se vuelve mate, apagado y sin luz produciéndose cambios de color en cabellos teñidos o con mechas.
  • Encrespamiento: Debido a la falta de hidratación se quiebran las cutículas desapareciendo de esta manera la queratina natural que protege el cabello. Cuando el pelo se ha resecado busca la humedad del ambiente para hidratarse lo que produce el encrespado.
  • Puntas abiertas: La capa protectora de la hebra de pelo se desgasta quedando la estructura interna al descubierto.

 

¿Cómo cuidar nuestro pelo tras el verano?

Lo más importante que hemos de hacer es recuperar el agua perdida tras los meses de verano aplicando productos adecuados para devolver al cabello su elasticidad y humedad naturales. Es conveniente la utilización de champús sin parabenos ni sulfatos lavando el pelo con agua templada. Así mismo es recomendable no abusar de los secadores y planchas.

Nuestra dieta también es importante ya que tras los excesos del verano conviene llevar una dieta equilibrada a base de frutas, verduras, pescado, huevo, legumbres y carne (proteínas con alto valor biológico) para que el cabello recupere las vitaminas y proteínas perdidas.

No está de más una visita a nuestro peluquero para sanear el cabello eliminando las puntas abiertas y retocar el color.

Poco a poco tenemos que ir adecuando nuestra piel y cabello al invierno. Decimos adiós al verano pero damos la bienvenida a una nueva temporada llena de retos y motivaciones y lo tenemos que hacer perfectas!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

borrar formularioEnviar