Cuando la sensación en nuestra piel es de calor, le falta humedad natural, nos pica, y tenemos descamación en algunas zonas de la cara, podemos decir que tenemos piel seca.

Este tipo de piel tiene carencia de agua y grasa porque las glándulas sebáceas producen una cantidad baja de sebo y por tanto, la dejan más desprotegida y menos hidratada.

Como cualquier otro tipo de piel, requiere unos cuidados específicos y adaptados a sus necesidades:

  1. Necesita una hidratación profunda para que se mantenga luminosa y elástica, ya que además los factores externos como el sol, la contaminación, el frío o el viento, pueden provocar que se vuelva más áspera, la aparición de zonas escamadas o arrugas prematuras.
  2. La limpieza de este tipo de piel también juega un papel clave. Para prevenir la sensación de tirantez, deben utilizarse productos suaves que tengan propiedades hidratantes como las leches o aceites limpiadores, que además de limpiar adecuadamente la piel del rostro, aportarán una dosis extra de de hidratación y nutrición. En Hidrotelial, encontrarás nuestra solución fitomicelar de Hidratia formulada con Agua Termal que además de limpiar, calma, purifica e hidrata.
  3. Sin duda, la fase fundamental que la piel seca necesita, es la fase de hidratación para mantenerse sana y joven. Es necesario elegir una crema hidratante específica para pieles secas con factor de protección solar como nuestro Fluido facial hidratante piel seca de Hidratia con SPF 15 o la Crema antiedad de día piel seca de Atria con SPF 20 complementándola con el Aceite facial nutritivo de Atria, si además buscamos un efecto rejuvenecedor.
  4. Pero además de saber qué tipo de productos debemos utilizar, es importante saber aquellos que debemos evitar:
  • los jabones, ya que para limpiar una piel seca, resultan más agresivos y la resecan.
  • los tónicos o productos cosméticos con alcohol
  • las bases de maquillaje de polvos compactos, aquellas fluidas siempre aportarán una sensación de hidratación superior.

5. Por último, una piel seca necesita también recibir una hidratación desde el interior, bebiendo al menos 2 litros de agua al día junto con una alimentación rica en vitaminas y minerales esenciales para hidratar y nutrir la dermis que incluya frutas con un alto porcentaje de agua, como la piña, el melón, la sandía y el tomate, o vegetales como el pepino, la berenjena, los espárragos, las espinacas, las acelgas o el apio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

borrar formularioEnviar